Instalación de puntos de luz Tomsk con sensores de presencia en el Parque de la Ermita de Castellbisbal.

Construido en el 2005, el Parque de la Ermita de Castellbisbal es un mirador excelente de la cuenca del río Llobregat hasta el mar. El parque está flanqueado por las fachadas del núcleo urbano, por las colinas cercanas y, al fondo, por la montaña de Montserrat.

El Área Metropolitana de Barcelona, organismo que gestiona el parque, decidió realizar obras de mejora y adecuación de usos.

En cuanto a la renovación del alumbrado, se han instalado puntos de luz Tomsk simples y dobles de 4m de altura con sistema de control ONfield y sensores de presencia.

Este sistema permite controlar la programación de la iluminación via Bluetooth mediante una aplicación gratuita muy sencilla. La pre-programación se efectuó en fábrica para así configurar las escenas de detección de presencia y las luminarias se ajustaron in situ en visita nocturna junto con el personal técnico del AMB.

Finalmente, las columnas incluyen un tratamiento de protección antiorines en la base.